HISTORIA DE PINK FLOYD

Ir a la página de las letras

La historia, en realidad comienza en los Estados Unidos. Revolución psicodélica espectáculos totales, los hippies Mc Luhan (este intelectual canadiense construyó las bases para entender la fenomenología que encarnan los medios de comunicación el poder político y la opinión pública. Su axioma más conocido "el medio es el mensaje", influyó en buena parte de los creativos, especialmente en cineastas. Fue el primero en describir el futuro del mundo a partir de "la aldea global"), las nuevas tribus, y algo de música: Grateful Dead Jefferson Airplane, Big Brother and the Olding Company. Los ecos de la ex colonia americana terminarian por ensordecer a la capital británica que sin embargo buscarían su identidad. Robert Wyatt, baterista de Soft Machine, lo explicaría así -"Casi todos los grupos de música pop, Aquí o en Estados unidos, fabrican indefinidamente sonidos y melodías para entregar al consumo bajo formas más o menos nuevas, las mismas emociones, fáciles de identificar y de asimilar por el público. Nosotros queremos romper con esa imagen y ese concepto, reencontrar el espíritu del jazz, es decir, una expresión auténtica, salvaje, pero esta vez nuestra, no la de los negros"-. Si el blues y el jazz eran de los negros, el rock sería de los blancos... y de Jimi Hendrix.

"El pasado viernes, 16 de abril de 1943, tuve que interrumpir mi trabajo en el laboratorio a media tarde e irme a casa, pues me comenzó una intranquilidad extraña y una leve sensación de mareo. Al llegar a casa me acosté y caí en un estado de embriaguez que no era desagradable y que se caracterizó por una fantasía muy animada. En un estado de semipenumbra y con los ojos cerrados (pues la luz de el día me parecía sumamente chillona), me inundaban sin cesar unas fantásticas imágenes de una plasticidad extraordinaria y con unos colores muy intensos, caleidoscópicos. Unas dos horas después este estado desapareció (A. Hoffman, "LSD")".

Quien así se expresaba era un quimico de los laboratorios Sandoz, que había aspirado accidentalmente una mínima dosis de un alucinógeno, la Dietilamida del Ácido Lisérgico (LSD-Liserg Saure Diathylamid). Veinte años más tarde, esta sustancia llegaría a ser, junto a la mariguana, símbolo de toda una generación y de un movimiento. Lo psicodélico (psicodelia=expansión de la mente) inundó el espíritu de los jóvenes en los años sesenta; la pintura la música y otras manifestaciones artísticas se embriagaron con los múltiples colores e innumerables líneas que surgían de las mentes alucinadas de los intérpretes.

En 1965 llegan a Londres en oleadas el pop-art de Andy Warhol, La expresión creativa cobró un matíz irónico, las letras del novelista Jack Kerouac, la era del LSD, el flower power, la psicodelia.

En un mundo restringido a las ciudades, donde todo era destinado al consumo y la barrera ficción realidad se diluía con rapidez gracias a la cultura pop de Marvel y DC comics, en definitiva, una nueva manera de ver el mundo que rápidamente fue absorbida por el rock.

Bailar en los pubs británicos con faldas era muy incomodo en los sesenta, por lo que Mary Quant inventó una de las prendas más inspiradoras: la minifalda un pequeño trozo de tela que rodeaba la cintura y termina 15cm arriba de las rodillas. La pastilla anticonceptiva fue el emblema de la nueva sexualidad femenina, que aderezada con drogas y rock and roll se convirtió en un licuado de ácido lisérgico en el que viajó la búsqueda de la autodeterminación y la igualdad.

Los hippies revisitaban Oriente. La comida, la vestimenta e incluso los instrumentos de India, Paquistán y Afganistán comenzaron a circular por las calles londinenses

Los Beatles comenzaban la grabación de Rubber Soul. Antes de éste álbum, el rock tenía una función bastante clara: divertir, amenizar, incitar al baile. Pero con ese disco, el género demostró que podría convertirse en algo más que un producto de consumo. Con Rubber Soul, el rock ingresó en el torrente sanguíneo de la historia de las estéticas sonoras.

El sonido Canterbury comenzó a compilar toda la información que de las Américas llegaba y los primeros compases de esa música que intentaba romper con lo establecido, comenzaron a sonar.

Anteriormente Barrett, Waters y David Gilmour (futuro miembro de la banda) asistieron al Cambridge High School. Antes de formar un dúo de corta duración con Gilmour, Barrett se trasladó a una escuela de arte de Londres, tocando con los Mottos y los Hollering Blues.

las luces

En este contexto, dos estudiantes de arquitectura, de la Escuela Politécnica de Londres, fanáticos de el rhythm and blues británico, la psicodelia californiana y el jazz, llamados Roger Waters y Nick Mason, de veintiuno y veintidós años respectivamente, deciden formar un grupo llamado Sigma 6. Con Waters a la guitarra y Mason a la batería comienzan a recoger a otros conocidos para crear un auténtico grupo. Rick Wright (fallecido en 2008) y Clive Metcalf se ocupan de la guitarra y el bajo respectivamente, además de ellos introducen a dos cantantes: Juliette Gale y Keith Noble.

Los nombres del proyecto y de los integrantes se sucedieron al ritmo de los meses (T-Set, The Megadeaths, Abdabs, The Architectural Abdabs, The Screaming Abdabs). Dedicaron medio año a establecer un repertorio básicamente bluesero. De esa experiencia sólo sobrevivió la asociación Waters-Mason-Wright. La última incorporación es un guitarrista con cara de alucinado (gracias a su afición a los alucinógenos) llamado Syd Barret (fallecido en 2006) y el guitarrista de jazz Bob Close.

De la unión de los nombres de dos intérpretes de jazz de raza negra con la nacionalidad Estadounidense (Pinkney Anderson y Floyd Council), el nuevo componente del grupo (Syd Barrett) decide bautizar a los sobrevivientes de la formación original. Waters (ahora bajo y voz), Mason (batería), Wright (que se pasa a los teclados) y Barret (ahora también voz) pasan a llamarse Pink Floyd Sound. En su camino hacia una música psicodélica, echaron a Close.

Muy temprano, el cuarteto Barrett-Waters-Mason-Wright decidió que haría música experimental. Pero ninguno de ellos renunció a su sueño: convertirse en un Rock Star.

En octubre de 1966, el productor John "Hoppy" Hopkins contrató a la banda -de la cuál se había vuelto admirador- para que tocara en la primer gran noche hippie de Inglaterra: la presentación de International Time en la Roundhouse.

Después de varias actuaciones que hacen que público y crítica vuelvan sus ojos hacia ellos, el 23 de diciembre de 1966, en la inauguración del londinense UFO Club, los cuatro músicos dan su primer concierto con el nombre ya definitivo (Pink Floyd) y consiguen su primer contrato con una casa discográfica, EMI. Eran la banda más popular del underground londinense. Jo Cannon, el encargado de la iluminación, se convirtió en una especie de quinto miembro de la banda. El espectáculo exploraba todos los sentidos. Giras conciertos. Los Beatles abrieron la primera parte del camino. Pink Floyd aprovecharía el segundo trecho.

London 66 - 67 es una rareza imprescindible que registra las dos primeras grabaciones de Pink Floyd, producidas por Joe Boyd. Entre otras cosas, contiene "Interestellar Overdrive" en la versión original -en los límites del delirio- 16:46 minutos. Vanguardia pura. Un largo pasaje experimental, improvisado, animado por el ácido lisérgico. La pieza fue capturada en los primeros días de 1967 para la banda sonora de la película Tonite Let's All Make Love in London de Peter Whitehead. De aquella sesión de estudio queda también "Nick's Boogie", una investigación musical, que sin alcanzar la excelencia de "Interestellar Overdrive", muestra a un dotadísimo Nick Mason -que nunca volvería a desnudar su virtuosismo de ese modo- y un uso magistral de el eco como textura sonora.

El 11 de marzo de 1967 se publica Arnold Layne, su primer single, escrito por Barrett, que consigue ser prohibido en varias emisoras británicas debido a la temática divertida sobre un travestí que roba ropa interior de los tendederos, amparado por la luz de la luna y el LSD, que tal vez se pavoneaba delante de el espejo para lucir su botín, en ella se demuestra el talento del compositor. La idea parece surgir de una anécdota de la casa de la madre de Roger Waters, quien se dedicaba a alquilar habitaciones para mujeres estudiantes, nunca se supo la identidad del desconocido. Debido a su sonido y temas originales, entraron en los Top 20 británicos estableciéndose como el grupo de más éxito que había salido del mundo underground de la música.

En mayo de 1967, Games for may, con su sonido cuadrafónico, fue puesto en escena en la sala Queen Elizabeth de Londres. See Emily Play, el siguiente single, alcanzó el número 6 en julio y será la antesala del primer álbum de Pink Floyd.

El 5 de agosto de ese mismo año es editado The Piper at the gates of dawn, el primer LP de Pink Floyd es una muestra más de que el genio de Syd Barret va más allá de lo que ningún músico de su época haya podido imaginar. La combinación de lo inocente y lo amenazador en las imágenes infantiles de las canciones, hizo recordar a las obras de Lewis Carroll. Fue grabado en tres meses, en los estudios Abbey Road de EMI. En la cabina colindante los Beatles cocinaban el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. Las dos bandas compartían al productor: Norman Smith. Paralelamente se gestaban dos obras clave en la historia del rock.

En Noviembre, cuando los estadounidenses presenciaron el desembarco de Pink Floyd en su país la banda no estaba en su mejor momento y para colmo la tribu californiana se había acostumbrado a la psicodelia domesticada de Grateful Dead y Jefferson Airplane. El cuarteto de Barrett era otra cosa: violencia, delirio, una sacudida en la espina dorsal. Adormecido por la marihuana, un pobre hippie norteamericano esperaba una dosis de amor. Recibió en cambio, una descarga eléctrica. Se quedó frío. Se lo merecía.

El desequilibrio mental de Barrett se aceleraba, como simbolizando en fin de la era psicodélica. El gobierno inglés prohibió las radios piratas que apoyaban al rock de avanzada. Era la agonía del Flower Power.

junta toda la banda

Pero la repentina fama y las drogas hacen mella en el líder del grupo, necesitando entonces un guitarrista que acuda en condiciones a las reuniones y conciertos del grupo. Pero, paradójicamente, era el cerebro del grupo. Hubo sensaciones encontradas: inseguridad frente a su ausencia física y creativa, por un lado; sensación de libertad frente a la debacle de su talento tiránico, por el otro. Existía una posibilidad intermedia: incorporar a un nuevo músico que diluyera las intermitencias barrettianas.

Dando entrada a principios del 68 a otro guitarrista amigo del colegio, David Gilmour. Intentaron conformar un quinteto, con el cerebro (loco) en las tareas de composición y el resto tocando aseadamente. Pero luego de unas pocas semanas, fue evidente que las cosas no marcharían bien. En su paranoia, Barrett veía a todos como enemigos comentó el escritor Mike Watkinson "Una noche anterior a la expulsión de el grupo Syd entró en el club UFO y se puso delante de Gilmour, Gilmour contó más tarde que tenía a Barrett a la altura de los pies, se plantó delante de el durante toda la actuación, mirándole fijamente durante 35 minutos, Gilmour y Barrett eran amigos de la infancia, y continuaron siéndolo mucho tiempo después, pero ello afecto demasiado a David Gilmour". En abril, Syd Barret deja de ser componente del grupo. El estilo de Barrett define la música, pero no debe ignorarse un hecho fundamental:

Waters, Manson y Wright supieron equilibrar esa imaginación torrencial con arreglos de una presición notable.

Aun así, el nuevo LP del grupo A saucerful of secrets, lleva todavía material de Barret en al menos tres canciones. El sonido del grupo ofrece cambios evidentes y sólo quedan reminiscencias del pasado en "Jugband Blues", compuesta por Barrett, diría Mike Watkinson "parece ser un auto diagnóstico de esquizofrenia". Pero esa es su última aportación al grupo. A Saucelful of Secrets es un disco oscuro, como lo sería buena parte de la música de Waters, quien impuso unas letras lejanas a las "iluminaciones" barretianas pero igualmente potentes en su lúcido desencanto. Al mismo tiempo los conciertos van aumentando.

A continuación en 1969 vendrán More, (banda sonora del film de Schroeder) que representa la primera relación entre el cine contemporáneo con el rock y Ummagumma. En éste último encontramos un doble LP, una revisión en directo de temas anteriores es el contenido de uno de ellos y el trabajo en estudio de cada uno de los componentes el del otro. Gilmour se ve seducido por el espíritu folk en la primera parte de su "The Narrow Way". Se percibe un guitarrista solvente, aunque incapaz de componer música experimental de cierto vuelo en la segunda parte.

Tras aportar tres canciones a la película Zabriskie Point de Michelangelo Antonioni, lanzan Atom Heart Mother en el 70, un intento fallido de conjurar rock y música de concierto. La música del grupo quedó aplastada por la orquesta que, en teoría, debía darle vuelo. EMI aprovechando el tirón edita Relics, un conjunto de sus primeras canciones.

Pink Floyd se sumió en un exceso que, afortunadamente, orilló a sus miembros a la reflexión. Se habían concentrado más en su impecable espectáculo que en el necesario viraje de su trabajo musical. Y en ese punto de crisis -interna, dado que los fanáticos recibieron el disco y la nueva gira con entusiasmo- se gesto una de las cuatro bandas más importantes en la historia del rock.

En 1971, los Floyd actuaron en el Cristal Palace Garden entre lluvia y juegos artificiales, estrenando Return of the son of nothing, una improvisación sacada del rock melódico. El 11 de noviembre vendría Meddle, con el cuál se abrió el periodo más brillante de la historia de Pink Floyd. Es en última instancia un disco de blues llevado al extremo. Más tarde filman Pink Floyd at Pompeii y vuelven a trabajar con Barbet Schroeder en otra película, La Vallée, dando lugar a su siguiente trabajo, Obscured by clouds en el 72.

En vivo

El 24 de marzo del 73 se produce un punto y aparte en la historia de Pink Floyd. The dark side of the moon es el salto al gran público. Es el equilibrio entre la vanguardia y la comercialidad, una mezcla inesperada a la que sólo los Beatles nos tenían acostumbrados. Este LP consigue estar ¡¡¡740!!! Semanas en la Billboard vendiendo más de 23 millones de copias. Se sigue notando la influencia de Syd Barrett en las letras de waters. Con este gran éxito inician una serie de giras y se instalan definitivamente en el Olimpo de las estrellas del rock.

Dándose un respiro tras el éxito del álbum, se dedican a experiencias musicales en solitario y alejadas del grupo. Más que un grupo, ahora eran una organización y el más ligero movimiento implicaba un esfuerzo descomunal. Todo sigue así hasta septiembre del 75, fecha en que aparece Wish you were here, (evocaba una vez más a Barrett) un álbum en la línea del anterior que sigue sus pasos en cuanto a ventas aunque no consigue igualarlo.

Como instrumentistas, los integrantes de Pink Floyd poseían una técnica sobresaliente (Gilmour era ya un guitarrista de primer orden) como compositores, daban a la luz canciones magistrales.

Con su siguiente LP el cual se dio a la luz en 1977, llamado Animals, vuelven a su interés inicial por descubrir nuevos mundos en la música. Waters, amo y señor de la situación, lideró un viraje musical consistente en el abandono de las texturas y las atmósferas de los discos anteriores a favor de un rock estructuralmente más simple, de letras furiosas e incisivas que lanzaban un lúcido escupitajo a la sociedad industrial. Aunque es una gran colección de canciones, Animals revela la contradictoria personalidad de Waters: severo crítico de la opresión y de la tiranía, dentro de la banda se perfilaba como un dictador que, cada vez más, veía a sus compañeros como un grupo de acompañamiento. Con sus conciertos, con un enorme cerdo volando y una pantalla redonda que se convertirán en la marca de sus directos, avanzan hacia un nuevo concepto visual que hipnotiza a los espectadores.

Mientras el resto de miembros del grupo se dedican a proyectos particulares, Roger Waters emplea el tiempo en componer la obra de su vida. The Wall. Cuando Waters enseña a los demás las primeras grabaciones, todos desean que se convierta en el nuevo disco de Pink Floyd.

Aunque The Wall es una obra de Waters, las mejores canciones fueron producto de la mancuerna con Gilmour, cuyo protagonismo había ido creciendo en la banda a expensas de un Manson resignado a su papel secundario y de un Wright ausente, que en la grabación fue prácticamente un fantasma. Cuando el álbum comenzó a circular en noviembre de 1979, Rick Wright había dejado de pertenecer a Pink Floyd. En los montajes de la ópera-rock participó como músico a sueldo, fuera del seno de la banda. Al parecer Waters no lo toleraba.

A finales del 81 y en vista del silencio de los integrantes, se edita A collection of great dance songs, una recopilación de sus últimas canciones. En este intermedio Waters decide hacer una película basada en la música y la idea que ha sido éste último disco. Pasarían 10 años antes de que Pink Floyd volviera a involucrarse en un nuevo proyecto cinematográfico. En julio del 82 se estrena The Wall, película dirigida por Alan Parker, protagonizada por el cantante Bob Geldof y con animaciones de Gerald Scarfe. Comienzan los macro espectáculos en directo en Los Ángeles, Nueva York, Londres y Dortmund.

A partir de ahí Waters considera que ya está todo dicho y que será él quien decida cuando habrá llegado el momento de que Pink Floyd deje de existir. Ante esta situación de dominio sobre los demás componentes del grupo, Rick Wright decide dejar la formación. Así en el 83 sale a la venta The final cut, más de lo mismo pero sin la garra del disco doble.

Es realmente el último coletazo con Waters al mando.

En vivo

Todos se dedican a sus carreras en solitario pero por otro lado intentan reflotar el grupo, sin Waters por supuesto. Tras continuas disputas, Roger Waters manda una carta a EMI diciendo que abandona Pink Floyd e interpone una demanda en los tribunales londinenses para evitar que se vuelva a utilizar el nombre del grupo en más proyectos.

A finales de 1986 el Alto Tribunal de Londres declara que los derechos sobre el nombre del grupo pertenecen a aquellos que no lo han abandonado oficialmente: Gilmour y Mason. Por otra parte Waters obtuvo los derechos exclusivos sobre toda la imaginería que desplegaban en sus conciertos (incluido su famoso cerdo volador) y los derechos sobre el espectáculo audiovisual de The Wall (excluidos los tres temas que compuso Gilmour para la obra: "Young Lust", "Run Like Hell" y "Comfortably Numb". La justicia igualmente le reconoció los derechos de toda la obra incluida en The Final Cut.

Mientras Waters se dedica a su gira con Radio K.A.O.S., en septiembre del 87 se publica A momentary lapse of reason, un álbum en el que no aparece como miembro del grupo Wright, sino como colaborador. La perfección del sonido del disco lo ubica como una pieza digna de la discografía pinkfloydiana. Comienzan una gira (los tres) que les llevará por diversas partes del mundo y duró casi un año. Dave Gilmour es ya un gran guitarrista y destacado vocalista; la consistencia de Mason es rotunda; Wright recupera la capacidad evocadora. No está Waters pero sí Tony Levin, un invitado de lujo.

En una de sus últimas giras

Poco después (1988) la discográfica edita The delicate sound of thunder, que en realidad es el primer disco enteramente en directo de la banda y no es más que un grandes éxitos en directo. Hay que esperar hasta 1994 para que vea la luz The division bell, un controvertido LP que no es más que una excusa para iniciar una nueva gira.

En 1995, editan Pulse. Este doble LP con una curiosa envoltura (una caja con una luz parpadeante) es un conjunto de sus más famosos temas grabados en su última gira por Europa, estando compuesto su segundo CD por una revisión del disco The dark side of the moon en directo. En 1999, Pink Floyd lanza Is There Anybody out There?, formado con grabaciones hechas en el Earl´s Court de Londres.

En 2001 sale a la luz el disco llamado ECHOES The Best of Pink Floyd otro disco doble el cual contiene la mayoría de sus éxitos, editado por su casa disquera EMI, producida por James Guthrie y Pink Floyd.

En vivo en el live8

2005 es el año en que Pink Floyd se reunió nuevamente junto con Roger Waters fue el día 2 de julio del mismo año, a 24 años de su última actuación. El evento ocurrió en el Hyde Park de Londres.

"Como la mayoría de la gente yo quiero hacer todo lo que pueda para persuadir a los líderes del G8 para que hagan unos mayores compromisos de aliviar la pobreza e incrementen la ayuda al tercer mundo", dijo Gilmour.

"Cualquier pelea entre Roger y la banda que haya habido en el pasado es insignificante en este contexto, y si unirse para este concierto ayuda a centrar la atención, entonces valdrá la pena".

Web hosting by Somee.com